Inicio / Bosquejos Biblicos / Desecha la maldad y ama la prudencia

Desecha la maldad y ama la prudencia

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

Proverbios 17:1-28

Introducción:

Si queremos una vida transformada, en la que demos pasos sólidos hacia el crecimiento personal y espiritual, debemos abrirle las puertas de nuestro corazón al Señor Jesucristo para que trate con todas las áreas de nuestra vida. En las Escrituras aprendemos que Dios conoce y trata con nuestro corazón (Proverbios 17:3) Caminando de la mano del Padre celestial aprendemos la importancia de realizar una evaluación diaria de nuestra existencia aplicando correctivos, así como tornar en hechos aquellos principios que alimentan nuestra vida cristiana.

Anuncios

I. EDIFICAMOS UNA VIDA DE ÉXITO APLICANDO PRUDENCIA A LO QUE HACEMOS

1. Obrar bien nos favorece y también a quienes nos rodean.

2. Aplicar cambios a nuestra vida, nos ayuda en el proceso de crecimiento.
2.1. Cambios en la forma de pensar y de actuar.

a. Aplicar diligencia a todo cuanto hacemos (v. 2)
b. No podemos ser sabios en nuestra propia opinión (v. 12)
c. Salir fiadores de terceras personas, nos acarrea serios problemas (v. 18)

Anuncios

2.2. Cambios en nuestras reacciones:
a. Obrar con justicia y no por emociones (v. 26)
b. Guardar la calma y callar, y no actuar por los impulsos (v. 27)
c. Hasta cuando calla, hasta el necio es sabio (v. 28)
c.1. No controlar las emociones, desata problemas (v. 19)
c.2. Prudencia, clave para el vencedor (v. 19)

3. Cambiamos cuando Dios trata con nuestra vida
3.1. Dios prueba y transforma nuestro ser (v. 3)
3.2. Cambiar parte del principio de identificar errores, corregir y aprender (v. 10)

II. LA MALDAD NOS IMPIDE UNA VIDA PLENA

1. La maldad del hombre salta a la vista:
1.1. En sus pensamientos y acciones:

a. Cuando hablan mentiras (v. 4)
b. Obrando con imprudencia (v. 7)
c. Pervirtiendo la justicia (v. 159

Anuncios

1.2. Actuando con maldad hacia los demás:
a. Aprovecharse del necesitado (v. 5)
b. Utilizar el soborno (v. 8)
c. Respondiendo estimulados por los impulsos irracionales (v.11)
d. Agradecer los beneficios recibidos (v. 13)
e. Creer que el dinero y la posición nos dan poder duradero (v. 16)

2. A quien obra mal, le va mal
2.1. Cosechamos lo que sembramos (v. 20)
2.2. La injusticia desata consecuencias (v. 23)

III. LA VIDA CRISTIANA DEBE SER PRACTICA

1. La vida cristiana integra palabras y acciones:
1.1. Actitudes frente a la vida:

a. Valorar la búsqueda de la vida plena (v. 1)
b. Valorar el perdonar a quienes nos hacen daño (v. 9)

1.2. Formar hijos con sólidos principios:

a. Educar hijos para el mañana (v. 6)
b. Criar hijos con principios y valores (v. 21)
c. Entender que no formar los hijos, acarrea tristeza a los padres (v. 25)

2. El cómo alimentamos el corazón, determina cómo nos sentimos.
2.1. Los pensamientos edifican una actitud alegre en el corazón (v. 22)
2.2. El desánimo y la tristeza afectan todo nuestro ser (v. 22)
2.3. Aprendemos y crecemos cada nuevo día (v. 24)

Conclusión:

Nuestro Señor y Dios nos edifica y transforma, especialmente el carácter, a través de las circunstancias y pruebas de la vida. De ellas podemos aprender grandes lecciones. La de hoy, por ejemplo, girará alrededor de tres ejes esenciales: el valor de la prudencia, las consecuencias de la maldad y las relaciones interpersonales (en el hogar y en general con quienes nos rodean).

Acerca Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez es periodista, profesión que ha ejercido por más de treinta años en radio y prensa de su país. Cursó su formación eclesial en el Seminario Bíblico Alianza de Colombia, en donde recibió la Licenciatura en Teología. Ha realizado otros estudios, a nivel superior, relacionados con la Comunicación Social y Ciencias Religiosas. Junto con su esposa, Lucero, son fundadores de la Iglesia Misión Edificando Familias Sólidas (Colombia).

También Revise

Bosquejos Biblicos.. Llevado al desierto

Llevado al desierto

Si vivimos un ataque del enemigo y tratamos de solucionarlo en la carne enfrentamos al enemigo en su territorio y vamos a perder. La única manera de derrotarlo es desde el monte de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *