Inicio / Bosquejos Biblicos / ¿Por qué el cielo es un lugar importante?

¿Por qué el cielo es un lugar importante?

Bosquejos Biblicos

Introducción:

Hoy en día no se predica lo suficiente sobre el cielo en las iglesias. Sin embargo, el “cielo” es mencionado más de 500 veces en las escrituras. Es un tema consistente en la Biblia y dentro de nuestra cultura, pero el cristiano promedio conoce muy poco acerca del cielo. Es por eso que estaremos estudiando la importancia del cielo.

1. LOS TRES NIVELES DEL CIELO (2 Corintios 12:2-5 NVI).

Anuncios


A. El primer cielo: A este primer cielo es lo que llamamos el cielo de la “atmósfera”. Este es el cielo que todos nosotros podemos ver cuando salimos al aire libre (Isaías 55:9-10 NVI). Este cielo es la atmósfera que rodea la tierra, el dominio de las nubes y las aves (Génesis 1:20 NVI).

B. El segundo cielo: Este cielo es mencionado como el dominio de los cuerpos celestiales, como el sol, la luna, las estrellas, los planetas y las galaxias aparte del nuestro. A esto nos referimos como el “el espacio de afuera” en donde los satélites y las naves planetarias viajan (Génesis 1:14-20 NVI).

C. El tercer cielo: Cuando Pablo describe que es llevado al tercer cielo no dijo en donde estaba, de hecho, ni él mismo sabía. Sólo podemos asumir que era un lugar más allá del cielo de la atmósfera y de las estrellas, era el lugar en donde Dios habita (2 Corintios 12:2-4 NVI).

D. El tercer cielo a donde Pablo fue llevado por Dios, ya sea físicamente o espiritualmente, es el cielo en donde Dios habita y es el lugar que será nuestro destino como hijos e hijas del Padre Celestial. Es por eso que Jesús le enseña a sus discípulos a orar al “Padre nuestro que estás en los cielos” (Mateo 6:9 NVI).

2. UN LUGAR LLAMADO CIELO (Juan 14:1-6 NVI).

Anuncios


A. En este pasaje los discípulos estaban perturbados por el futuro de Cristo. Jesús iba a morir, sería sepultado, resucitaría y luego regresaría al cielo. Al no entender la misión de Jesucristo, los discípulos sentían mucho dolor por la noticia de que Él los iba a dejar.

Ilustración: “Cuando una maestra de la Escuela Dominical Infantil le hizo un examen a sus alumnos sobre cómo una persona se pueda ir al cielo, ella recibió todas las respuestas correctas: Uno no se va al cielo por ser bueno, ni por dar mucho dinero, o por ser una buena persona. Entonces la maestra les vuelve a preguntar; Entonces, ¿Cómo es que uno se va al cielo? Antes de que cualquiera de los niños contestara, un niño que estaba de visita gritó lo siguiente, “Para que la persona se pueda ir al cielo tiene que estar muerta”. Esta si que fue una contestación correcta, a menos que Cristo venga antes y nos tome de este mundo para estar con Él en el cielo. Pero si Cristo no regresa, entonces la persona tiene que morir. En todo el mundo, tres personas mueren cada segundo. Eso significa que casi 11,000 personas cada hora pasan de la vida a la muerte, y se están yendo ya sea al cielo o al infierno, son casi 260,000 personas cada día” (Dr. Abel Ledezma).

B. Por lo tanto, en Juan 14 el Señor les da una verdad para confortarlos del dolor que estaban sintiendo, “…En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas… Voy a prepararles un lugar… vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté… Yo soy el camino, la verdad y la vida… Nadie llega al Padre sino por mí” (Juan 14:2-6 NVI).

C. Esta promesa no sólo es para los discípulos, sino que también para nosotros. El cielo es un lugar verdadero que está siendo preparado por nuestro Señor Jesús para recibir a todos aquellos que lo han aceptado como Señor y Salvador personal.

Anuncios


D. La casa de nuestro Padre Celestial será un lugar permanente en donde estaremos en Su presencia para siempre. Este lugar no es un sentimiento, ni es un punto de vista, o actitud. No es un lugar que hemos creado por nuestros buenos actos aquí en la tierra. Entonces, ¿dónde está este lugar?

E. No se puede decir exactamente dónde está el tercer cielo, pero la Biblia nos indica que está arriba y más allá de lo que el telescopio más poderoso pueda alcanzar a ver. Pero si aún no supiéramos exactamente en donde esté, podemos saber que hay un lugar específico que el Señor nos está preparando (Efesios 4:10).

3. LOS BENEFICIOS DEL CIELO (Filipenses 3:20 NVI).

A. Somos ciudadanos del cielo: Esto no quiere decir que estemos allí en este instante, sino que esa va a ser nuestra residencia oficial. Si tú le perteneces al Señor, entonces tu nombre está escrito en el Libro de la vida y tienes un lugar reservado en los cielos. Cristo les dijo a sus discípulos lo siguiente, “…alégrense de que sus nombres están escritos en el cielo” (Lucas 10:20 NVI).

B. Nuestras relaciones duraderas existen en el cielo: La Palabra habla del cielo como un lugar hermoso, pero yo pienso que toda esa hermosura será insignificante cuando veamos la hermosura de nuestro Redentor, Jesús con quien tenemos nuestra relación primordial. También, todos nuestros seres queridos y amigos que han muerto en Cristo nos estarán esperando en el cielo (Hebreos 12:23 NVI).

C. Las recompensas del cielo: la Biblia dice que para aquellos que han perseverado hasta al final de esta carrera han de recibir una corona de vida, “pero si permaneces fiel, incluso cuando te enfrentes a la muerte, te daré la corona de la vida” (Apocalipsis 2:10 NTV).

D. Las riquezas del cielo: Jesús les dice a sus discípulos que no acumulen tesoros en la tierra, sino en el cielo. ¿Qué significa acumular tesoros en el cielo? Ganar almas y hacer discípulos. Lo único que nos vamos a llevar al cielo son las almas que aceptaron a Jesús en su corazón, a nuestra familia espiritual. Por lo tanto, si deseamos tener ganancias en el cielo debemos de discipular a las personas que se nos han confiado.

Conclusión:

Si aún no has aceptado al Señor Jesús en tu corazón, hoy es una buena oportunidad para que tú asegures tu nombre en el libro de la vida. El cielo es un lugar verdadero que tu no te quieres perder. Vamos, has la siguiente oración:

Anuncios


ORACIÓN DE SALVACIÓN

Señor Jesús reconozco que he pecado y que tú moriste por mí, hoy me arrepiento y te pido perdón. Te entrego mi vida y mi corazón para que seas mi Señor y mi Salvador, amén.

© Guillermo Jiménez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones. Bosquejos para Predicar

Acerca Guillermo Jiménez

El Pastor Lic. Guillermo Jiménez es un hombre de Dios caracterizado por el amor a las almas y la fe en las personas. Junto con su esposa Dinora Jiménez son los pastores de Águilas Centro Familiar Cristiano, una de las Iglesias hispanas de mayor crecimiento en la ciudad de Las Vegas Nevada. Dirección: 5355 Madre Mesa Dr., Las Vegas, Nevada 89108 TEL. (702) 871-1900 Nuestros horarios los domingos son a las 11:00 AM, 2:00 PM Y 6:30 PM.

Revise también

Predicaciones Cristianas - Para Él

Creerle a Dios es un acto de obediencia

Bosquejos Biblicos.. Debemos meditar en los mensajes cristianos, predicas cristianas y en todo lo que nos inspiren a ser personas valientes y llenos de fe...

Un comentario

  1. Fantisco poder llegar por este medio a muchas almas y glorificar asi el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *