Inicio / Bosquejos Biblicos / La necesidad del Espiritu Santo

La necesidad del Espiritu Santo

LA NECESIDAD DEL ESPÍRITU SANTO, PARA EL CRECIMIENTO INTERNO Y EXTERNO DE LA IGLESIA

(Romanos 15:13) v. 19

Desde el día de Pentecostés, hasta el día de ahora, el Espíritu Santo es la fuerza sagrada y divina que capacita a la iglesia, para que las multitudes sean recolectadas para Cristo (Jn. 16:8). Para que la iglesia pueda invadir los territorios del enemigo y conquistar al mundo para Cristo, tiene que estar revestida de ésta fuente de poder (Hechos 1:8). El trabajo exterior de la iglesia, siempre dependerá de su fuerza interior. Veamos el porque la necesidad del Espíritu Santo.

I. NO SE PUEDE EXTRAER DE LA IGLESIA, LO QUE NO ESTA CONTENIDO EN ELLA

   A. Se tiene que estar lleno, para que pueda haber un desbordamiento

      1. Un río para que se desborde tiene que superar la capacidad de su caudal

      2. Tenemos que ir a Jesús y llenarnos de esa fuente de poder (Jn. 7:37-38)

      3. No se puede extraer alimento del refrigerador si esta vacío

  B. El Espíritu Santo nos da el crecimiento, nos llena de gozo y de paz

      1. Un creyente que no busca la plenitud del Espíritu no crece

      2. No hay gozo ni paz en el alma, con un corazón vacío  (Ro. 8:9)

II. EL ESPÍRITU SANTO SE MANIFIESTA EN LA RESURRECCIÓN A LA VIDA ESPIRITUAL

 A. No teníamos vida para comprender que estábamos hundidos en las tinieblas

       1. Hasta que él nos hizo renacer para una esperanza viva (1ª Pe. 1:3)

       2. Si el Espíritu Santo se fuera, caeríamos nuevamente en muerte espiritual

 B. El Espíritu Santo nos ilumina para entender la inspiración de Dios

       1. Necesitamos la enseñanza de su autor (2ª Pe. 1:21)

       2. Que el Espíritu Santo convierta la letra en luz y poder de Dios para su alma

       3. el Espíritu de Dios debe venir y dar vida a la letra y transferirla a su corazón

III. EL ESPÍRITU SANTO CREA EN EL CREYENTE EL ESPÍRITU DE ADOPCIÓN

A. Recibimos la naturaleza de hijos de Dios (Ro. 8:15)

     1. Fuimos aceptados y amados por Dios   (Jn.1:13)

     2. Somos una nueva creación de Dios, la naturaleza pasada quedo en el olvido

 B.  Es proveedor de santidad en el creyente

      1. La santidad no es una simple moralidad

      2. Es nuestra humanidad consagrada a la voluntad de Dios

      3. El Espíritu Santo, nos lleva a la comunión con el altísimo

Conclusión.

El Espíritu Santo fue enviado por el Padre en el nombre de Jesús, solo falta que busquemos su plenitud y llenarnos hasta que se desborde y  fluya todo ese manantial de vida en la iglesia.

Acerca Francisco Antonio Martinez

Revise también

Bosquejos par Predicar - ¿Tiene sentido la vida?

Una buena noticia

Bosquejos para Predicar - ¿A cuantos les gusta recibir buenas noticias? Creo que a todos nos agrada. Hoy yo quiero darles una y muy buena. Pero antes debo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *