Inicio / Bosquejos Biblicos / Una vida para predicar

Una vida para predicar

Bosquejos Biblicos

Lectura: Filipenses 1:21-24

Introducción:

El deber de todo cristiano es compartir la Palabra de Dios a toda criatura; es la tarea cristiana con más solicitud en el mundo entero. Jesús les encomendó a sus discípulos la predicación del evangelio a todas las personas del mundo (Marcos 16:15).

El mismo Jesús les fue a ellos el grande Maestro de la predicación: por donde iba enseñaba y predicaba del reino de Dios que se había acercado, y motivaba a las gentes a creer en el evangelio (Marcos 1:14-15).

El verbo “predicar” en el original (griego) connota tres formas de expresarse:

1. Evangelizo: se utiliza casi siempre de las buenas nuevas acerca del Hijo de Dios, el evangelio (p. ej. Gálatas 1:8b). Con referencia al evangelio, se traduce con el verbo “predicar”, como parte de la frase “predicar el evangelio” (Hechos 14:7; 17:18).

2. Kerusso: este término tiene tres connotaciones en el original:

a) Ser heraldo, o, en general, proclamar (Marcos 1:45 “publicarlo”; Lucas 4:18 “pregonar”; Lucas 12:3 “se proclamará”).

b) Predicar el evangelio como un heraldo (Mateo 24:14; Marcos 16:15).

c) Predicar la Palabra (2 Timoteo 4:2), del ministerio de las Escrituras, con especial referencia al evangelio.

3. Laleo: significa “hablar”. Se traduce “predicaba” (Marcos 2:2).

La predicación es uno de los deberes del creyente en el Señor. El apóstol Pablo mostró un vivo afecto por predicar la Palabra de Dios en todos los lugares de Asia Menor.

Pablo estaba preso en Roma cuando escribía esta epístola. La causa de su encarcelamiento era su atrevimiento de predicar el evangelio a muchos lugares de Asia Menor que estaban bajo el gobierno del Imperio Romano, donde los tales se oponían a la proclamación del evangelio de Jesús por causa de los judíos anticristianos (cf. Hechos 12:1-3).

1. Consecuencias de haber predicado

Pablo expresa que sus padecimientos (incluyendo su actual encarcelamiento), permitían el “progreso del evangelio”; como queriendo dar a entender que era necesario padecer para que el evangelio tomara impulso en todo el mundo (Filipenses 1:12).

a. “Quiero que sepáis”: muestra el interés del apóstol de quitar la preocupación a la iglesia por la situación en la que se hallaba.

b. Él comenta que todavía tiene anhelos y deseos de seguir avanzando en el Señor, y que aún donde está tiene un gran gozo inefable (3:1, 12-14).

  • Las pruebas y los padecimientos no pueden quitarnos el deseo de continuar haciendo la obra de Dios.
  • Jesús concientiza a sus discípulos que la predicación traería persecución (Mateo 10:16-23).
  • Un caso contrario lo vemos en Jeremías (Jeremías 20:9-10).

c. Aquí se ve a un hombre que ha dado su vida por la palabra de Dios; y eso lo satisface.

d. Los hermanos al ver esto se motivaron a dar toda sus vidas por la predicación del evangelio (1:14).

  • Al ser sabedores de esto, los hermanos “cobraron ánimo en el Señor” por las prisiones de Pablo.
  • Esto muestra que algún día ellos se desmotivaron y bajaron el ritmo de la predicación por la persecución que había en ese entonces.

2. Anhelo de seguir predicando

a. A Pablo le interesaba únicamente que Cristo sea glorificado.

  • En su carrera ministerial se había tropezado con aquellos que predicaban el evangelio por envidia y contienda, y otros de buena voluntad, y otros por amor (1:15-17).
  • Cual fuere la motivación de predicar de cada quien, el apóstol se regocija de que el evangelio de Cristo es anunciado (1:18).

b. En aquella prisión romana estaba expuesto a todo: a morir o a ser dejado en libertad.

  • En cualquier de las dos él desea que Cristo sea glorificado (1:19-20).
  • Él expresa que “el vivir es Cristo y el morir es ganancia” (vers. 21).
    • ü Si Pablo muere parte con Cristo y está siempre con Él.
    • ü Si moría descansaba de todo azote y cautiverio y recibiría un premio de Dios por lo que había hecho.
    • ü Si continuaba con vida seguía predicando el evangelio del Señor por todas partes.

c. Pablo demuestra que si sigue con vida la obra de Dios seguirá extendiéndose.

  • Quedarse viviendo era beneficioso para la obra de Dios (ver. 22).
  • Le era necesario quedarse vivo por causa de los hermanos de la iglesia (ver. 24).
  • He aquí un hombre que vive para predicar, para que otros se formen en el Señor.

Conclusión:

Pablo expresó su profundo anhelo, aun en la presión, de predicar la palabra de Dios por doquier, que entregó toda su vida por la extensión del evangelio de Jesucristo.

© Samuel Yepes Laguna. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Bosquejos para Predicar

Acerca Samuel Yepes Laguna1

Revise también

Predicas Cristianas.. Aceptar el propósito de Dios

La gran pregunta de Dios

Bosquejos para Predicar.. ¿Qué te he hecho? ¿En qué te he molestado? Que pregunta más impactante de Dios para su pueblo, y para nosotros también sería igual...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *