La unción en el nuevo pacto

Bosquejos Biblicos

INTRODUCCIÓN

Hoy día se habla mucho de la unción. Se han escrito canciones, se han publicado libros, se hacen campañas y servicios especiales de unción. Un sin número de predicadores hacen énfasis constante en la unción, y de cómo es que se consigue o se obtiene más unción. Hasta se mide cuan bueno es un predicador en términos de “cuanta unción tiene”.

Si se hiciera una encuesta a través de la comunidad cristiana postulando la pregunta; ¿qué es la unción? Probablemente, las contestaciones serían tan variadas como la cantidad de personas que contestaron la pregunta.

Unos dirían que la unción es la manifestación poderosa del Espíritu. Otros dirían que la unción es esa fuerza o energía que uno recibe del Espíritu. Otros hablarían de manifestaciones esotéricas como “caer en bendición”, “hablar en lenguas”, “danzar en el Espíritu”, echar aceite por las manos, ver visiones, oír la voz de Dios, o ver ángeles.

Otros identificarían la unción con el nivel de consagración, o sea entre más oración, ayuno y retiros, más unción. Otros dirían que la unción es el don especial que Dios le da a un predicador para poder hacer grandes maravillas, como sanidades, profetizar, etc.

Y si preguntásemos, ¿cómo es que se recibe la unción? Habría también un sin número de contestaciones, y con mucha probabilidad, la mayoría estarían basadas en las opiniones de cada persona, excepto en la Palabra.

La triste realidad es que la teología de la unción que se enseña hoy en muchas iglesias no proviene de la Palabra sino de las diferentes experiencias de cada persona, y aún más, de diferentes publicaciones de falsos ministros y profetas.

Si examinásemos detalladamente lo que las Sagradas Escrituras enseñan y lo comparásemos con lo que se predica y enseña hoy en muchos lugares acerca de la unción, ¿pasaría la prueba?

¿Estarán las enseñanzas populares acerca de la unción a la par con la Palabra? O ¿Será posible que la iglesia se haya desviado de tal manera de la Escritura, que la doctrina de la unción en la mayor parte iglesia moderna en comparación con la Palabra es prácticamente irreconocible?

En los siguientes dos capítulos, consideraremos en detalles lo que enseñan sobre este tema, respectivamente, el Antiguo Testamento y Nuevo Testamento, y observaremos cómo se aplica a la vida del cristiano. Al final lograremos contestar la pregunta, ¿Qué es la Unción? 

La unción en el Antiguo Testamento

La teología de la unción en la iglesia de hoy ha sido mayormente influenciada por enseñanzas anti-bíblicas. El propósito de esta materia es observar lo que la Palabra enseña sobre este tema y dejar que ella nos guíe a tener un conocimiento correcto acerca de la unción.

En esta ocasión estaremos observando lo que se enseña en el Antiguo Testamento. Sería conveniente comenzar definiendo el término.

  1. Ungir significa meramente aplicar un ungüento o derramar aceite sobre algo o alguien.
  2. La unción en el sentido bíblico consistía en la práctica de un sacerdote o profeta de derramar aceite sobre un hombre u objeto con el fin de consagrarlo para el servicio de  Dios. Era la forma simbólica de mostrar que Dios había apartado a alguien para una tarea específica. Era una manera simbólica de santificar o apartar.
  3. Era el acto de derramar aceite sobre algo o alguien para consagrar, santificar, apartar o dedicar a ese objeto o a esa persona para una tarea especial.

Acerca Francisco Carbonell Carbonell

Representante del Reino de Dios en la tierra. Iglesia Buenas Nuevas, Barahona, Inc. República Dominicana

También Revise

Bosquejos para Predicar | La Parábola del Sembrador

La Parábola del Sembrador

Bosquejos Biblicos. En la parabola del sembrador, Jesús declara que por ser discípulos somos afortunados porque somos facultado por la gracia de Dios de..

2 Comentarios

  1. Que maravilloso es comprender que significa la Unción. Bendiciones HNOS.

  2. roberto sandoval

    Veinte años de usar la palabra UNCIÓN sin saber que significaba, le pido a Dios perdón por ello. Y a ustedes los bendiga por su ministerio. Amen!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *