Inicio / Estudios Biblicos / El origen sobrenatural de la Biblia

El origen sobrenatural de la Biblia

De hecho, en contraste con José Smith y Mahoma, los apóstoles nunca pretendieron ser los inventores de una nueva religión. No eran tanto teólogos como testigos. Por esto, la palabra “testigo” es empleada frecuentemente por Jesucristo y por los mismos apóstoles para describir su función (Lc 24:48) (Hc 1:8,22; 3:15; 5:32; 10:39; 26:16) (1 Pd 5:1).

4. Confirmación por los escritores extrabíblicos contemporáneos.

Anuncios

El testimonio más sorprendente de todos los autores no cristianos de los primeros siglos nos llega de la pluma del historiador judío Flavio Josefo, cuyo libro “Las Antigüedades de los judíos” apareció en Roma en el año 75 aproximadamente. De él entresacamos el siguiente texto sobre el ministerio del Señor Jesucristo:

“Y sucedió que más o menos en esta época un tal Jesús, un hombre sabio, si es que en verdad podemos llamarlo un hombre, fue obrador de hechos maravillosos, el maestro de hombres que reciben la verdad con placer. Llevó tras sí a muchos judíos y a muchos griegos también.

Este hombre era el Cristo. Y cuando Pilato lo hubo condenado a la cruz debido a la acusación que le formularon los principales hombres de entre ellos, aquellos que lo amaban desde el principio continuaron amándolo; porque él apareció vivo a ellos al tercer día, habiendo hablado los profetas divinos todas estas cosas maravillosas y otras mil acerca de él; y hasta ahora la tribu de los cristianos, llamados así por causa de él, no ha desaparecido”.

5. La fecha de redacción de los libros.

Anuncios

Evidentemente podemos afirmar que cuanto más antiguos son, tanto más se acercan a los hechos narrados, y menos podemos dudar de su fiabilidad. Son muchos los factores que contribuyen a establecer la fecha.

Evidencias interiores del libro mismo:

  • a) Si el libro fue dirigido a un grupo de personas en circunstancias determinadas, estos mismos detalles circunstanciales constituyen una primera evidencia en cuanto a la fecha. Es, por ejemplo, el caso de las epístolas del apóstol Pablo.
  • b) Si el libro es exacto en su información histórica, tanto más probable es que fue escrito en fechas muy próximas a los hechos narrados. Pensar en el libro de Los Hechos.
  • c) Si un libro narrativo termina de una forma abrupta, es de suponer que el autor acabó allí porque escribía en aquel mismo momento. Considerar esto a la luz del final del libro de Los Hechos.

Evidencias externas:

  • a) Las referencias de otros autores. Si un libro del Nuevo Testamento es citado por otro autor en el año 100, esto nos sirve de tope para la fecha de su redacción. Podemos decir en este sentido que los Padres Apostólicos (que escribían entre el año 90 y 160) citan casi todos los libros del Nuevo Testamento.
  • b) La cantidad de manuscritos antiguos que han llegado hasta nuestros días. (ver el punto siguiente)

6. Los manuscritos que sobreviven y su fecha.

Existen cuatro mil manuscritos griegos del Nuevo Testamento, desde pequeños fragmentos de algún libro hasta textos completos. Podemos afirmar que este cuerpo de documentos constituye una evidencia para la autenticidad del Nuevo Testamento cien veces más importante que las que existen para cualquier otra obra literaria de la antigüedad.

Anuncios

Aunque quizá por otro lado pueda resultar desconcertante a algunos saber que el manuscrito más antiguo que tenemos de la totalidad del Nuevo Testamento data de mediados del Siglo IV. En seguida nos preguntamos: ¿qué seguridad puede haber en cuanto a la autenticidad del Nuevo Testamento si el manuscrito completo más antiguo data de trescientos años después de su supuesta fecha de redacción?

La respuesta es que podemos tener muchísima seguridad y esto por varias razones:

a) En el estudio de manuscritos antiguos trescientos años es poca cosa. A fin de entenderlo consideremos algunos ejemplos:

Julio César escribió su “Guerra de las Galias” aproximadamente en el año 60 a.C. El manuscrito más antiguo que actualmente conocemos data de 850 d.C., una distancia de nueve siglos. En total existen sólo diez manuscritos griegos.

Tito Livio escribió su “Historia de Roma” en el año 10 d.C. De los 142 libros sólo existen hoy 35. El manuscrito más antiguo data de finales del Siglo IV, una distancia de casi cuatro siglos, pero sólo contiene tres de los libros. Existen unos 20 manuscritos más.

Tácito escribió sus “Historias” alrededor del año 100 d.C. Sólo tenemos dos manuscritos de ellas, y de los catorce libros que él escribió sólo nos han llegado cuatro y parte de un quinto. El manuscrito más antiguo es de 850 d.C. o sea, una distancia de setecientos cincuenta años.

Las distancias son aún mayores en el caso de los historiadores griegos. Los manuscritos que tenemos tanto de Tucídides como de Heródoto datan de principios del siglo X d.C., a unos 1400 años de la fecha de redacción. De la historia de Tucídides sólo tenemos ocho manuscritos.

Es con estos datos que debemos comparar los cuatro mil manuscritos y tres siglos de distancia del Nuevo Testamento.

b) Debemos subrayar también que tenemos textos fragmentarios más antiguos. Entre los muchos que hay anteriores a 350 d.C. podemos destacar los siguientes:

Los papiros Chester-Beattie contienen los cuatro Evangelios, Hechos, las Epístolas de Pablo y Hebreos (es decir, la mayor parte del Nuevo Testamento) y datan de la primera mitad del Siglo III.

El fragmento John Rylands, del año 130 d.C. aproximadamente, contiene Juan 18:31-32. Fue descubierto en Egipto y sólo dista unos 30-35 años de la redacción original.

Hace unos años el padre O’Callaghan anunció el hallazgo de un pequeño fragmento del Evangelio de Marcos procedente de la cueva 7 de Qumran. Previamente a su identificación el fragmento había sido fechado por los expertos en 50-75 d.C. La autenticidad de este hallazgo goza actualmente de una aceptación casi universal. Posteriormente el mismo O’Callaghan ha podido identificar dos pequeños fragmentos con textos de 1 Timoteo, Hechos, Santiago, Romanos, 2 Pedro, juntamente con otros fragmentos de Marcos. La importancia de estos textos es incalculable. Quiere decir que actualmente disponemos de pequeños fragmentos procedentes del mismo momento en que escribían los apóstoles.

En cuanto a los manuscritos del Antiguo Testamento podemos decir lo siguiente: Los judíos los preservaron como ningún otro manuscrito ha sido preservado jamás. Con su masora (parva, magna y finalis) llevaban la cuenta de cada letra, sílaba, palabra y párrafo. Tenían clases especiales de hombres dentro de su cultura cuya exclusiva misión era preservar y transmitir estos documentos con fidelidad prácticamente perfecta. ¿Quién contó jamás las letras, sílabas y palabras de Platón o Aristóteles, de Cicerón o de Séneca?

Acerca Central de Sermones

www.CentralDeSermones.Com está dedicado a llevar el evangelio de Jesucristo y la Palabra de Dios al mundo. Índice de predicas cristianas, sermones, predicaciones, mensajes cristianos, estudios biblicos, bosquejos y otros recursos cristianos basados en la biblia que le ayudaran a evangelizar y en su crecimiento espiritual. Los mensajes cristianos, predicaciones, sermones, estudios biblicos, y otros recursos cristianos en nuestro índice fueron publicados por fieles creyentes en Jesucristo, de diferentes denominaciones quienes han deseado compartir sus predicas cristianas, sermones, estudios biblicos, bosquejos, y mensajes cristianos.

Revise también

Mensajes Cristianos Discipulado Nº9 Una siega sobreabundante

Discipulado Nº 9. Una siega sobreabundante

Mensajes Cristianos... Dios quiere que seas un cristiano apasionado, con pasión por Dios. Que seas una rama fructífera que florece y da fruto a su máxima potencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *