Portaos varonilmente

Es claro. No debes medir tu masculinidad basándote en la opinión de los tiempos presentes. Cuando se pregunta ¿Qué es un hombre? No podemos pedir la respuesta a Bill Clinton o a Oprah Winfrey. No, a ninguno de ellos, sino vamos al mismo Creador para que nos responda. Debe el hombre ir a Dios para que le revele cuál es el diseño para la vida.

Hay un libro en inglés, TENDER WARRIOR, por Stu Weber. En este libro él presenta el modelo bíblico para el hombre. Voy a hacer un pequeño resumen del concepto que presenta Stu Weber.

Así como hay norte, sur, este y oeste – cuatro puntos cardinales en un compás. Y como hay primavera, verano, otoño e invierno – cuarto estaciones del año; y hay cuatro elementos en la tierra; así hay cuatro facetas del hombre – rey, guerrero, discipulador (mentor) y amigo.

Hay cuatro ritmos que laten dentro de cada varón desde niño. Es un son en cuatro partes al cual cada varón debe marchar si desea ser un hombre completo, íntegro. Están unidos estos ritmos, nunca están por sí solos, proveen el color del arco iris masculino del cual todos tomamos nuestro color. Se unen perfectamente el uno con el otro, reflejan la luz de Aquel que nos hizo a su imagen.

Cuando están en balance, la imagen del Creador es clara y el hombre y todos los que están a su alrededor florecen. Más cuando está fuera de balance – la imagen se distorsiona, el hombre se seca y los que están a su alrededor sufren dolor. Estos cuatro ritmos, calidades, son como cuatro grandes pilares que tanto apoyan como definen al hombre.

Camina conmigo junto a esos pilares. Son altos. Echan su larga sombra sobre la tierra desolada, pero si nos acercamos lo suficiente podremos leer las inscripciones en ellos.

El primer pilar tiene la inscripción:

REY

El pilar del REY es claramente central al tema de las Escrituras. Dios es el Rey de reyes. Su Hijo, el segundo Adán, tiene todo poder y autoridad en el cielo como en la tierra. Y Adán, el hombre prototipo, fue instruido en el Edén a que «sojuzgara» la tierra. En la mente de Dios el hombre es quien debe tener dominio, ser la cabeza en el hogar y en la iglesia.

Ah, pero esta autoridad no es una opresiva ni de dictador, porque el corazón del rey es uno que provee.

«Porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo» 1ª Timoteo 5:8.

El pilar de REY nos enseña que el hombre debe proveer. Debe proveer todas las necesidades de su familia. Y comprende que cuando hablo de necesidades no solo me refiero a lo material. Un hombre bien puede proveer un techo, comida, ropa, educación y aun fracasar como padre, esposo y líder ante los ojos de Dios. Porque un hombre provee mucho más que lo material para su familia, tú debes proveer para las necesidades emocionales y espirituales también.

Sí, el hombre debe ser rey. Pero el rey mira hacia el futuro – busca nuevo territorio para asegurarse de que las necesidades estén satisfechas. El rey no espera que se le pida, el diligentemente busca comprender y conocer las necesidades de su familia para poder proveer. El rey vigila, pone orden, provee misericordia y justicia. El rey es la autoridad, es el líder. Guía, va adelante, no va al final empujando.

El primer pilar de la masculinidad es el de REY. El hombre ha de proveer.

El segundo pilar tiene es el de:

GUERRERO

Este pilar también tiene base bíblica. Nuestro Dios, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, se presenta como Jehová-Sabaoth, Jehová de los ejércitos, en el Nuevo Testamento es personificado en Jesús. Sí, el tierno, manso y humilde Jesús.

En el libro de Revelación el cierra la escena montado en un caballo blanco, con un vestido blanco teñido en sangre, con lanza y barra de hierro en su mano. El libro de Revelación concluye con un rugir, no un lloriqueo. En las epístolas se le refiere al cristiano maduro con términos militares. Se le insta a «sufrir penalidades como buen soldado de Jesucristo» (2ª Timoteo 2:3). Se le instruye a vestirse toda la armadura de Dios (Efesios 6:10-18). Un guerrero bien equipado para luchar contra el enemigo y destruir las fortalezas satánicas que se levanten contra su «reino».

El corazón del GUERRERO es uno que protege. El guerrero protege, defiende, y se pone en la brecha para guardar a toda costa. Un guerrero defiende a su esposa e hijos de los dardos del enemigo, se clava de rodillas e intercede noches enteras por ellos. Este es un hombre. Aquel que puede llorar y gemir por las almas de sus seres queridos. Aquel que puede y sabe luchar por aquellos que han de ser salvos e integrarán a su iglesia.

Al decir guerrero no me refiero a uno que le gusta pelear o toma placer sadista en ver la sangre fluir. Hay diferencia entre un guerrero y un bruto. Un guerrero protege, ya sea que esté pisoteando el insecto que asusta, o asegurando su casa antes de acostarse, o levantándose al sonido de un ruido extraño durante la noche. Defiende a su familia de los abusos de otros. Puede que esté arreglando algo en la casa para evitar un accidente como puede ayudar a su esposa a cruzar la calle. El hombre sobresale cuando PROTEGE y DEFIENDE.

Quizá es por esto que es humillante que alguien le llame a un hombre un «cobarde». Quizá, pueda ser, que el guerrero dentro del hombre explica algunas cosas acerca de él. ¿No te has fijado cuán orgulloso parece el hombre? ¿Pudiera ser que el ritmo de guerrero está fuera de balance? El ser un buen soldado, después de todo se relaciona con el dolor. Un guerrero se acostumbra a ponerse su armadura. Aun el corazón tierno puede esconderse eficazmente debajo ½ pulgada de armadura.

Cuando estás formado para ser protector y soldado, es difícil mostrar el lado tierno. Todo padre que tiene a un hijo varón sabe que tiene tendencias de guerrero, son parte del paquete, llegan cuando llega el bebé. No importa si nunca de das una pistola de juguete a tu hijo, el usará su dedo. ¿Te escandaliza la idea de una granada de juguete? Los guerreros pequeños muy creativos usan terrones como explosivos al jugar, piñones nucleares o bombas de nieve.

El hombre está diseñado para ser guerrero – para proteger. Y hay mucho que proteger. El guerrero está listo en cualquier momento para salir y guardar a su familia. El REY junto con el GUERRERO se esfuerzan para dar paz y seguridad a los suyos. Con la sola presencia del varón el hogar se debe sentir seguro porque están confiando en la protección del padre.

Un hombre verdadero no se sienta y contempla que su esposa está siendo abrumada por las tareas del hogar. Si es necesario, él ayuda con la limpieza, inclusive lavar los platos. Puede limpiar el piso. Un verdadero hombre protege a su esposa de las emociones que la pueden sobrecoger.

No importan cuánto puedas levantar con las pesas o qué cosas puedas edificar, si no ayudas, no proteges no rescatas a tu familia, no eres un hombre. Puede que ante los ojos de la sociedad sea un «buen macho», pero ante los ojos de Dios, quien te formó, no eres nada. Eres como una podadora de césped que está tratando de aspirar la alfombra. No eres eficaz.

El hombre debe estar dispuesto a sacrificar tiempo y comodidad y tomar riesgos peligrosos si es necesario para proteger a su familia y su iglesia.

Acerca A . Adrián Olivas D.

Pastor de Templo Betesda, Asambleas de Dios. Localizado en: Templo Bethesda De Dios 7118 E Whitmore Ave, Hughson, CA 95326. Para más información llame al: (209) 537-9380

También Revise

Bosquejos Biblicos - Nuestra victoria en la lucha espiritual

Los nombres de la deidad

Estudios Biblicos - Los nombres de la Deidad aparecen en todo el recorrido de las escrituras, el asunto de la trinidad es un tema muy complejo y por esta razón...

3 Comentarios

  1. MUy bonito el tema, Dios le bendiga,sinceramente son pocos los hombres que piensan y se comportan así.

  2. Pstor Joel Córdova Rodriguez

    Dios le bendiga. Gracias por esta enseñanza sobre lo varonil, que tanta falta hace en medio de este mundo que va siguiendo corrientes equivocadas. Gracias

  3. Carlos Ramon canteros

    Muy Buenos para aprender como hombres de Dios, y nos ayuda mucho a crecer en el conocimiento

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.