Inicio / Ilustraciones para sermones / El jamón de la abuela

El jamón de la abuela

Ilustraciones Para Sermones – Ilustraciones de Predicaciones

Un día una mujer decidió cocinar una pieza de jamón con la famosísima receta de la abuela; el secreto según ella consistía en cortar un buen trozo de la pieza y dejarlo fuera sin cocer, ese día una amiga le pregunto ¿por qué haces ese corte tan extraño al jamón?

La mujer contesto: -No sé, así me lo enseño mi madre.

Ya intrigada fue hacia el teléfono y marco a casa de su mamá y le hizo la misma pregunta que su amiga le había hecho, la mamá respondió de igual manera: Que no sabía porque tenía que cortarse ese trozo de jamón.

Entonces tanto madre como hija se pusieron de acuerdo para visitar a la abuela y preguntarle directamente la razón de esa tradición tan extraña.

Ya en casa de la abuela, nieta e hija le preguntaron acerca de su famosísima receta del jamón y su corte secreto: “Mamá ¿por qué cuando preparas ese sabroso jamón le cortas la orilla y la dejas sin cocer? ¿Es acaso ese el secreto de que te quede tan rico?

La abuela comienza a reír y les dice a ambas: No, nada tiene que ver ese corte; lo que pasa es que mi cacerola es muy chica y la pieza de jamón no cabe y por eso tengo que recortarla para que quepa.

¿Ha usted evaluado usted el por qué de las cosas que hace?

Acerca Gerardo González Cruz

El pastor Gerardo González Cruz nació en México D.F. Estudio la licenciatura en Medicina Veterinaria y Zootecnia en la F.M.V.Z. de la U.N.A.M. y fue allí donde conoció al Señor Jesús a la edad de 23 años. En el año 1999 ingreso al Seminario Teológico Bautista Mexicano campus Zarco graduándose en el año 2002. Pastor en la Iglesia Bautista “Dios es Amor” en Tláhuac desde 1999 a la fecha.

Revise también

Ilustraciones para Sermones.. Como el aire que respiras

Como el aire que respiras

Ilustraciones para Sermones... Si lo deseas así, lo encontrarás. Pero si no sientes una necesidad apremiante de él, de nada te servirán los razonamientos y los libros. No encontrarás a Dios, a menos que lo desees con tanta vehemencia como el aire que respiras...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *