La joya más preciada, Mi testimonio personal

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas.. Lectura Biblica: Hechos 1:18  “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”.

En el momento en que una persona recibe a Cristo en su corazón, el creyente recibe una de las joyas más preciada la cual es su testimonio personal.  Dios le ha dejado en sus manos esta hermosa joya para que la utilice en llevar a otros a los pies de Cristo.

Es ahí cuando el creyente es testigo de algo que acaba de suceder en su vida (Hechos 5:32) y no tan sólo la persona, sino también el Espíritu Santo el cual ha dado Dios a los que le obedecen.  Pero ¿de qué es testigo el creyente?

Anuncios

En Hechos 1:22 nos menciona el ser testigo de la resurrección de Cristo.  Cuando le compartes a una persona que Cristo entró a tu corazón y que cambió tu vida, le estás diciendo que Cristo no está muerto, sino que está vivo y estás siendo un testigo de su resurrección (Colosenses 3:1).

No hay nada más valioso que lo que Cristo ha hecho y transformado dentro de ti, por lo que tu testimonio personal es de gran valor, único y muy útil al Señor Jesús.  El mundo te podrá rebatir cuando les hables de Cristo, la creación, la Biblia, pero callarán ante tu experiencia real que tuviste cuando invitaste a recibir a Cristo.

El momento que se le expresa a una persona lo que Cristo ha hecho en uno, a eso se le llama testificar.  Es importante tener cuidado en no permitir que ni el mundo, satanás o la antigua naturaleza carnal, robe tu testimonio personal de Cristo.

En Hechos 26 Pablo es un gran ejemplo de un hombre que aun estando preso en Cesarea, daba su testimonio y testificaba que Jesús está vivo (Hechos 25:19). No compartió teología, sino que hizo uso de su testimonio personal y experiencia que tuvo con Cristo.

Anuncios

Pablo ya tenía más de 20 años de convertido y continuaba dando el mismo testimonio que cuando se convirtió. Una conversión única y genuina que Pablo sabía que Dios lo había escogido para dar testimonio de Él (Hechos 26:16-18).

El creyente tiene la oportunidad de expresar el Evangelio a través de su testimonio personal, por lo que siempre debemos estar preparados para compartirlo donde quiera que estemos y a donde quiera que vayamos, ya sea en un taxi, el trabajo, la escuela, etc. (1 Pedro 3:15).

Cuando una persona recibe a Cristo en su corazón y ha dado fruto de un nuevo nacimiento, tiene un testimonio personal de cómo Dios transformó su vida para compartir con las demás personas (Juan 9:24-26).

Te preguntarás, ¿y cómo debe ser un testimonio?, es necesario tomarnos un tiempo a solas con Dios para elaborar tu testimonio personal.  El testimonio se prepara con cuidado escribiéndolo y es conformado por: antecedentes (Hechos 26:4-8), conversión (Hechos 26:12-15) y lo que Cristo ha hecho en tu vida (Hechos 26:16-18). Se toma entre 2 y 7 minutos para hablar lo que antes eras y de lo que Cristo hizo, medítalo, aprovecha cualquier oportunidad para compartir el gran tesoro que hay en tu testimonio ya sea en público o en privado.

¡El testimonio personal lo debemos tener siempre vivo y ser utilizado toda la vida, siempre! recuerda que es una joya muy valiosa que Dios te dio (Hechos 1:8), nunca lo escondas, compártelo a cada alma que cruza tu camino (Mateo 10:32).

Anuncios

Cuando pierdes el amor por Cristo y ya no hablas de Él, has perdido tu primer amor, has perdido tu testimonio personal. Analicemos pues nuestra relación con Él.  La razón principal es por no cuidar lo que Cristo ha hecho en tu vida y permitir entrar cosas que Dios ya había quitado de tu corazón, pero, sobre todo al no pulir tu testimonio que es una joya de gran valor. Meditemos continuamente lo que Él hizo en nuestra vida (Éxodo 20:2) (Hechos 26:18) con gratitud y nuestro testimonio tendrá el impacto que proviene de Dios al compartirlo.

El testimonio de cada creyente es una carta dirigida a las almas de este mundo, escrita en un corazón de carne y leída por todos los que nos rodean. Te podrán decir que estás loco o podrás persuadir a otros a seguir a Cristo (Hechos 26:24-28) (Josué 1:9).

© Hilda Hernández. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Reflexiones Cristianas

Acerca H. Hernández

Fiel sierva de Dios, y amante de Su palabra.

También Revise

Reflexion Cristiana | Gozo del Señor |

Gozo del Señor

Reflexiones Cristianas. En este tiempo de pandemia debemos asegurarnos tener ese gozo del Señor en nosotros al tener a Su Hijo como nuestro Señor y Salvador...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.