Una adoración no negociable

Genera en él un estado ambivalente  pues con su espíritu quiere adorar a su Dios pero descubre que en su carne hay cierta complacencia a sus apetitos y deseos,   los cuales se oponen entre sí. Satanás sabe explotar las áreas débiles de cada creyente. Él conoce aquellas cosas en las que antes vivías como esclavos del pecado y te quiere traer una y otra vez a ese terreno del cual saliste. Debes recordar que Satanás no te dejará en paz hasta que llegues al  cielo.

II. ES LA ADORACIÓN QUE DEMANDA IR MÁS LEJOS  

a. Satanás conoce el deseo del regreso (8:28).

El faraón que no conoció a José vio el gran progreso que Israel trajo a su nación haciendo grandes ciudades, aunque todo eso fue bajo la férrea mano de los capataces. El faraón de esta lucha ahora le dice que se vayan, pero no tan lejos, sin embargo, esta es otra propuesta que Moisés tampoco va aceptar.

Las pretensiones de Satanás en la vida del creyente serán siempre para que este no vaya tan lejos en su deseo de adorar a Dios. Y es que esa adoración a media le ha funcionado muy bien al enemigo.  Ahora vemos  que faraón reconoce el poder del Señor sobre sus dioses. Y  como Moisés no aceptó ofrecer adorar a Dios en Egipto, le sugiera la posibilidad que se vayan, pero  sin ir tan lejos.

Les plantea el arreglo de la salida,  pero que no se escaparan de su alcance. Sin embargo,  la respuesta de Moisés siguió siendo contundente. Aun cuando oró a Dios para que retirara la terrible plaga de las moscas  v. 29, exige que el rey no falte más a la palabra de no dejarlos. Esta estrategia le ha funcionado bien a Satanás. Bien sabe él que un creyente sin profundidad no es efectivo. Hay creyentes estancados.

b. Satanás sabe del poder de la influencia.

El “no ir tan lejos” sigue siendo el planteamiento del “faraón” de hoy. Es aquel tipo de arreglos para que seamos creyentes sin ningún impacto. Para que no nos preocupemos por el crecimiento espiritual. Para que no hagamos de la palabra de Dios o de la oración las disciplinas que nos darán las continuas victorias.  Algunos se siguen haciendo la misma pregunta: ¿Para qué ir tan lejos?

Por ejemplo, ¿para qué ir tanto a la iglesia? ¿Qué hacer todo el tiempo en sus actividades? ¿Para qué preocuparse por los demás? La conclusión para algunos es que hay diversiones en el mundo mucho más agradables que las que te ofrece la iglesia. ¡No vayas tan lejos!  ¿Para qué ir tan lejos si al final  vamos para el cielo?

Y así, el enemigo le está ganando la batalla a la iglesia, pues ésta lucha por el crecimiento espiritual de sus miembros, mientras que hay una incesante voz que dice: sirvan a  Dios pero no se consagren tanto. Pero la orden que nos da nuestra “Moisés”, tipificando a Cristo, es salir e ir bien lejos en nuestro servicio al Señor. No te conformes donde siempre has estado. Arriésgate a ir más lejos.

III. ES LA ADORACIÓN QUE DEMANDA TODA LA FAMILIA  

a. “… id ahora vosotros los varones” (10:11).

El enemigo del creyente siempre está buscando como cortarle la cabeza al hombre del hogar. Él sabe que si logra quebrantar la armonía de la familia, especialmente al padre como el sacerdote del hogar, ha logrado su objetivo. Vea que esta era la intención del faraón.

La negociación con Moisés es osada a este respecto. Por supuesto que en esta desesperación el faraón pareciera no tomar en cuenta que si despide a los hombres quiénes quedarían para el pesado trabajo. De modo, pues, que sigue negociando la salida. Desea dejar ir a Israel, pero sabe que con su salida se va también la prosperidad de Egipto.

Ellos fueron bendecidos con la presencia de ese pueblo desde que llegaron sus antepasados a la región de Gocén. La pérdida va a ser muy grande, de allí que presenta una penúltima negociación. Pero esta negociación era más peligrosa que las anteriores. Él sugiere que se vayan solo los varones v.11. ¿Qué estaba pretendiendo con esto el faraón? ¿Cuál era su propósito con semejante propuesta? ¿Cómo se puede servir al Señor sin que la cabeza del hogar esté presente?

Acerca Julio Ruiz

Julio Ruiz
Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Los muros derribados

Los muros derribados

Predicas Cristianas.. Siguiendo con el tema del “Dios que pelea nuestras batallas”, es propicia la ocasión para hablar de aquellos muros que repentinamente...

Leave a Reply

Your email address will not be published.