La mies es mucha

Bosquejos Biblicos

Bosquejos para Predicar Texto Biblico:Entonces dijo a sus discípulos: a la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envìe obreros a su mies” (Mateo 9:37-38)

Introducción

Desde que inició su ministerio, Jesús no cesó de recorrer diferentes lugares predicando el evangelio del Reino de Dios. El Señor buscó discípulos que le acompañaban en sus viajes y las multitudes le seguían.

La forma en que el Señor recorría estos lugares generaba un gran impacto en cada uno de los sitios visitados. Jesús pudo conocer la situación de cada lugar, como vivía la gente, sus costumbres, sus necesidades. Jesús no escuchó las necesidades de la gente por medio de terceros, sino que personalmente vio las necesidades de cada uno. 

1) El recorrido de Jesús (Mateo 9:35)

Jesús recorría todos los sitios. El recorrido lo hacía a pie, también iba de un lugar a otro en barco cuando los lugares quedaban a la orilla del mar. Tambien llego a una ciudad montado en un pollino (Marcos 11:7). Usaba los medios de transporte de la época necesarios para llegar donde la gente tenía necesidad de escuchar el mensaje de salvación.

a) Todas las ciudades

Jesús visitaba todas las ciudades, quizá porque ahi habia mucha gente, quizá porque quedaba en el camino, no lo sabemos. Pero su palabra si nos indica que las visitaba todas ellas. 

b) Todas las aldeas

Pero no solo ciudades visitaba el Señor, también se iba a todas las aldeas. Jesús no despreciaba a nadie, no despreciaba a las aldeas pequeñas, Él las visitaba. Jesús no nos desprecia por muy pequeños que podamos ser, Dios nos visita siempre.

2) Jesús Enseñaba

El Señor no las visitaba solo para conocer el lugar o para registrar su visita. El Señor visitaba todos estos sitios para enseñarles acerca del reino de Dios. Dice su palabra que Jesús enseñaba con autoridad. La palabra de Dios era predicada y enseñada a todo el pueblo. Por eso las multitudes acudían a Él, para que les enseñara la palabra de verdad, las buenas nuevas de salvación.

a) En las sinagogas

Jesús visitó las sinagogas, pues era el centro religioso de cada lugar. Pero, dice su palabra, que se había convertido en una cueva de ladrones. En una ocasión el Señor tiró todas los comercios que habían incluso en el templo. Pero ahí se encontraba el Señor enseñando el camino a Dios.

b) El evangelio del reino

El mensaje del Señor no era otro que acercar a la humanidad a Dios. El pecado nos había alejado de Él por lo que el mensaje de Jesús se centraba en que el reino de Dios estaba cerca, Él había venido para ayudar al necesitado. Jesús no se detuvo predicando el mensaje a todo el que encontraba, en todo lugar.

c) Sanando toda enfermedad y dolencia

Pero no solo enseñaba la palabra, no sólo daba el mensaje. Jesús también hacía milagros por donde iba. El Señor sanaba enfermos, daba vista a los ciegos, hacia caminar a los paralíticos, a los sordos les hacía oír. El Señor mostraba el poder de Dios, para Sanar el cuerpo, pero también el alma de los que le escuchaban.

3) La compasión del Señor

Jesús se compadecía de la gente cuando venían a Él. Multitudes venían a escucharle, incluso por los caminos, lejos de la ciudad venía gente a escuchar el mensaje y a recibir su milagro. El Señor se compadeció de ellos y obraba en cada uno conforme a la voluntad de Dios.

a) Multitudes

La gente se agrupaba pues sabían que el mensaje que les era dado un mensaje de salvación y de verdad. El reino de los cielos les era manifiesto por el mensaje de Jesucristo. También podían ver el poder de Dios manifestado en la liberación de endemoniados y en la sanidad divina en muchas personas. La gente sabía que el reino de los cielos se había acercado y querían ser parte de el.

b) Sin pastor

El Señor al ver a toda la gente con hambre por su palabra se compadeció de ellos. El Señor también quiere que hagamos lo mismo, que tengamos compasión por las multitudes. Por esas personas que no han escuchado que hay un Dios que todo lo puede y que puede darnos la vida eterna. Jesús comparó a esas multitudes como un rebaño que no tienen un pastor, que van de un lugar a otro sin protección, sin alguien que las alimente. Dios quiere ser ese pastor de nuestra vida y quiere que su palabra también cuide a las multitudes sin Dios.

4) La mies

El Señor comparó a la multitud como campos listos para la cosecha, como ese fruto que está listo para cosecharse. Pero esos campos necesitan de alguien que lo trabaje, de alguien que lo cuide para que el maligno no lo robe.

a) Es mucha

Y ese campo, esas multitudes son muchas. No es poca la gente que vive sin saber del poder de Dios para socorrerlos en cualquier necesidad. Es mucha la necesidad en el mundo, por tanto es necesario que más obreros se levantan para trabajar en la obra de Dios.

b) Los obreros pocos

Los obreros son pocos. Son pocos los que se atreven a ir en contra de la corriente de este siglo. Son pocos los que se atreven a escuchar a Dios y seguirle en todo lo que Él mande. Es necesario que se levanten más obreros para ir a los campos que están listos para la cosecha.

5) Buscar al señor de la mies

Debemos pedirle al Señor que levante más obreros. Cuando Dios levanta a una persona para ir a predicar su palabra, Él lo capacita con su poder y con la ayuda del Espíritu Santo para que haga toda la buena obra que el Señor le mande. Pisamos a Dios que levante más obreros.

Conclusión

La gente está necesitando un mensaje de salvación y esperanza. Las multitudes están listas a escuchar el mensaje de verdad. Pidamos a Dios que levante a sus obreros para que vayan y prediquen su palabra. Y si Dios nos llama, aceptemos el llamado y vayamos a donde Dios disponga.

© Julio Torres. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Bosquejos para Predicar

Acerca Julio Torres

Siervo de Jesucristo, y amante de la palabra de Dios.

También Revise

Bosquejos Biblicos.. Terrenos espinosos

Terrenos espinosos

Bosquejos para Predicar. La parábola del sembrador. Hoy vamos a reflexionar en El terreno espinoso. Es decir, personas de corazón ahogado por los espinos..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *