Lo que nos pide Cristo

Bosquejos Biblicos

Bosquejo Biblico Texto Biblico:Por lo cual dice: despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo.Efesios 5:14

Introducción

Dios es amor, pero no soporta el pecado. Cuando nos llamó a su gloria eterna, lo hizo limpiandonos de nuestra maldad por medio de la sangre de Jesucristo, esto cuando nos arrepentimos y pedimos perdón al Señor. 

Una vez convertidos a Cristo, no podemos volver atrás y vivir como si estuviéramos en el mundo. Ciertamente estamos en el mundo, pero no somos del mundo. Ahora somos de Cristo y debemos vivir como es digno de los hijos de Dios.

El Señor nos ha dejado su palabra para indicarnos cuál debe ser nuestro comportamiento en la tierra mientras llega ese momento glorioso de ser llevados hasta su presencia para estar siempre con Él. Mientras ese día llega debemos vivir como Él nos manda en su palabra.

1) Dejar el sueño (Efesios 5:14)

No es digno de los hijos de Dios permanecer en tinieblas. Por el contrario, Dios quiere que andemos en luz, así como Él es luz. No quiere el Señor tampoco que estemos dormidos, sino preparados para toda buena obra. Debemos permanecer alumbrados por la luz de Dios en nuestra vida y de la misma manera alumbrar la vida de otros.

Debemos levantarnos, no permanecer en el mismo estado de pecado que estuvimos en el pasado, sino entrar en la nueva vida que Dios nos ha dado para que peleemos la buena batalla de la fe y no estemos dormidos ni en tinieblas.

2) Dejar de ser insensatos (Efesios 5:17)

Dios no quiere que andemos descuidados en nuestra forma de vida, sino que aprovechemos bien el tiempo que se nos ha dado en esta tierra, el cual es limitado. El Señor Jesús predicó muchas veces que debemos estar preparados para su regreso. Dios no quiere encontrarnos durmiendo o haciendo lo malo, Dios quiere encontrarnos trabajando en su obra sabiendo cual es la buena voluntad del Señor, agradable y perfecta.

Seamos pues sabios y aprovechemos este tiempo que se nos ha dado para vivir de la manera que agrada a Dios. Así cuando Él venga nos encuentre trabajando en su obra y se agrade de nosotros.

3) Ser llenos del Espíritu Santo (Efesios 5:18)

También nos pide el Señor que seamos llenos del Espíritu de Dios. Esta fue una de las promesas del Señor antes de irse, que enviaría al Espíritu Santo para que esté con nosotros acompañándonos en este camino de salvación. Debemos procurar entonces tener esa comunión con Dios por medio del poder de su Espíritu Santo.

También dice su palabra que somos templos del Espíritu Santo. Sabemos que Dios no soporta el pecado, por lo tanto no podemos contristar al Espíritu que mora en nosotros haciendo lo malo, sino permaneciendo en el Señor. El Espíritu Santo es quien nos guía hacia la voluntad de nuestro padre en todo nuestro ser, para adorarle en Espíritu y verdad.

4) Siendo agradecidos (Efesios 5:20)

Así como aquel enfermo que fue sanado con otros nueve, pero solo él regresó a postrarse ante Jesús, así debemos ser agradecidos con el Señor. Jesús dijo que el que se le perdona mucho, mucho también agradece. El Señor nos ha perdonado una vida entera de pecado y nos ha regalado la salvación de nuestra alma, es motivo suficiente para estar agradecido con Él para siempre.

Nuestra gratitud se debe manifestar en una vida de santidad y de adoración hacia nuestro Padre. No podemos decir que estamos agradecidos con Dios si permanecemos en pecado, pues esto desagrada al Señor. Pero si decimos que somos agradecidos con Dios entonces viviremos una vida en santidad como Él lo demanda.

5) Santificarse (Efesios 5:27)

Dice su palabra que debemos presentarnos ante el Señor como una iglesia gloriosa, que no presenta mancha ni arruga. Esto es imposible si intentamos hacerlo con nuestras propias fuerzas, pero recordemos que tenemos al Espíritu Santo con nosotros, quien nos fortalece y nos conduce hacia todo lo que es de Dios. 

Si dejamos que el Espíritu Santo nos dirija, estaremos seguros pues nos lleva hacia lo que agrada al Señor. No solo dejar que dirija nuestros pasos, sino toda nuestra vida debe estar bajo la poderosa mano del Señor y no hacer nada sin su permiso ni fuera de su voluntad.

Para eso también tenemos la palabra de Dios que nos santifica y nos habla el Señor por medio de ella. Es nuestro deber el escudriñarla, el estudiarla y lo más importante, ponerla por obra. Pero no solo poner por obra la palabra para que la gente nos vea que hacemos buenas obras, sino atesorar en nuestro corazón como palabra que viene de lo alto y obedecerla pues es la voluntad de nuestro Padre que nos ha amado tanto.

Conclusión

Dios es justo y quiere lo mejor para sus hijos, pero es necesario que nos comportemos como tal siendo obedientes a los mandamientos que nos ha dejado en su palabra. Seamos perseverantes en la voluntad del Señor y un día estaremos gozando de sus bendiciones y estaremos con Él para siempre.

Despertemos como iglesia y dejemos de andar en tinieblas. Mostremonos a la luz y seamos llenos de su poderoso Espíritu para que nos lleve a todo lo que es de Dios. Andemos en santidad, perseverando en su palabra. Seamos agradecidos con Él y adoremos al Señor en Espíritu y en verdad.

Redactado por Mauricio Aquino para Central de Sermones.
© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… #Bosquejos Bíblicos

Acerca Pastor Hernández

José R. Hernández; educación cristiana: Maestría en Teología. El Pastor Hernández y su esposa son ciudadanos de los Estados Unidos de América.

También Revise

Bienaventurados de Dios.. Bosquejos Biblicos

Bienaventurados de Dios

Bosquejos para Predicar, algunos se sienten sin suerte en el mundo, van caminando pensando que a ellos les tocó lo peor. Aceptan su situación de dolor, de..

Un comentario

  1. Marco Antonio Navarro Burgos

    Gracias hoy aprendí de la doctrina de Dios, y que Dios le siga dando mas entendimiento y sabiduría, Dios lo bendiga grandemente en lo espiritual, y en su familia.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.