Inicio / Estudios Biblicos / El rol de la mujer

El rol de la mujer

Consagrarse al Señor.

Entonces, ¿cuál fue la principal función que Dios le dio a la mujer? El principal deber de ambos sexos es siempre para con el Señor. Todas las demás cosas derivan de allí. Antes que nada, la mujer tiene un deber de amar al Señor y someterse a Él todos los días de su vida. En ese sentido, todas las verdades “espirituales” descritas en la Palabra de Dios, deben ser bien entendidas por ella.

Algunas creen que como su función es “diferente”, entonces, es el hombre quien debe encargarse de conocer la Biblia y obedecer al Señor. Esto es errado. Las mujeres son coherederas del reino de Dios, igual que los hombres (1 Pedro 3:7). Ellas también están en Cristo, y deben someterse a Dios como su Señor (Efesios 5:22-23; 1 Pedro 3:4-5). De hecho, la principal esencia de la mujer virtuosa de Proverbios 31, es que es una mujer que teme al Señor (Proverbios 31:30).

Anuncios

Una mujer que no teme al Señor no cumplirá su rol dentro de la familia, porque estará dominada por el pecado. La mujer que teme al Señor se esforzará en agradarle, sin importar lo que diga la gente, o cómo la trate su familia.

El principal deber para con su familia es cuidar de su propia alma. La mujer de Dios debe ser una mujer de oración. Debe escudriñar constantemente la Palabra de Dios, para enseñarse a sí misma, a su marido, y a sus hijos. Debe ser una fiel luchadora contra el pecado, y amar la santidad. Y además, debe ser rica en buenas obras, sirviendo a otros. Sólo así, será útil a su familia.

Someterse a su marido.

Ya hasta aquí puede escucharse la respuesta de muchas mujeres: “¡Machista!” “¡Eso no puede ser bíblico!”. Sin embargo, quiero que note que esta función no es un invento humano del machismo, sino que surge de la Palabra de Dios. Veamos el testimonio de Dios.

Tito 2:5 dice que las mujeres deben estar sometidas a sus maridos. Efesios 5:23-24 dice que las mujeres deben estar sujetas a sus esposos, como la iglesia lo está a Cristo. 1 Corintios 11:3 dice que el hombre es cabeza o autoridad, y guía de la mujer. Y 1 Pedro 3:6 dice que las mujeres de Dios deben tratar a sus maridos como sus “señores”, es decir, como una autoridad. Más claro que el agua, imposible.

Anuncios

Esto no necesariamente hace a la mujer “menor” en dignidad como vimos anteriormente. Todos los seres humanos siempre tenemos una autoridad a la cual someternos. Todos tenemos que temer a Dios; tenemos pastores o ancianos. Un jefe o un maestro al cual someternos, y los hijos deben obedecer a sus padres. No por eso somos menores en dignidad. Solo que a la mujer le corresponde tener al hombre como su autoridad por diseño divino.

Ahora, esto no significa que el hombre tenga la autoridad para pedirle lo que sea. Su autoridad la mujer siempre está limitada por la Palabra de Dios. La mujer no tiene el deber de obedecer a un esposo que le pide pecar. Recordemos el punto anterior, la mujer debe obedecer a Dios ante que a los hombres. Pero en todo lo que no sea “pecado”, la mujer tiene el deber de obedecer a su marido, y servirle como su ayuda idónea.

Amar su esposo.

Tito 2:4 dice que las mujeres deben dedicarse a amar a sus maridos. Eso quiere decir que el principal rol de la mujer es servir a su prójimo más cercano: su esposo.  Ella debe velar por agradar a su esposo en todo, en hacerle feliz y atenderle. Esto implica desde el trato amable, hasta la intimidad en el lecho matrimonial.

¡Cuán contra cultura es esto! Algunas dirán: “¡Pero, qué conveniente!”, “¡Tú lo dices porque eres hombre!” Sin embargo, notemos que no son “mis palabras” sino que lo dice la Escritura explícitamente. Si usted no acepta estas palabras, no es porque la Biblia no sea clara, sino porque no quiere someterse a Dios.

Es más, si uno hace un estudio más profundo sobre el retrato de la mujer virtuosa esto se vuelve más evidente. La mujer virtuosa ama a su marido de la siguiente manera:

Anuncios

  1. Siendo una digna de confianza (vers. 11).
  2. Siendo una mujer de bendición, y no un dolor de cabeza (vers.12).
  3. Siendo trabajadora, diligente y no perezosa (verss. 14-15).
  4. Siendo una mujer que se sacrifica, aun sus horas de descanso (verss. 15, 18).
  5. Siendo económica, y no derrochadora (verss. 16, 22).
  6. Siendo productiva en lo que hace (verss. 16, 18, 24).
  7. Honrando a su marido, de modo que otros lo honran (vers. 23).
  8. Siendo prudente, y confiada en el Señor, sin miedo ni inseguridades (vers. 25).
  9. Atendiendo a su casa (vers. 27).
  10. Siendo buena madre (verss. 15, 28).
  11. Hablando con sabiduría, respeto y dulzura (vers. 26).
  12. Siendo honrada y albada por su propia familia (vers. 28).

¡Mujer, ama a tu marido de esa manera!

Acerca Jose R. Hernández

José R. Hernández; educación cristiana: Maestría en Teología. El Pastor Hernández y su esposa nacieron en Cuba, y son ciudadanos de los Estados Unidos de América. El Pastor Hernández y su esposa conocieron a Jesucristo en el año 1994, se integraron a una iglesia cristiana, y fueron bautizados. En el año 1999 fundaron El Nuevo Pacto Corporation e iniciaron la obra del Señor. El Nuevo Pacto Corporation tuvo personería jurídica y fue reconocido por el gobierno federal de los Estados Unidos de América como una institución religiosa no lucrativa. Además de ser el fundador de este ministerio, el Pastor también fue un agente de la policía por veintiséis años y medio; habiendo ascendido al rango de Capitán se jubiló en el año 2008.

También Revise

Central de Sermones... Estudios Biblicos

¿Qué hay de malo con el evangelio de la Prosperidad?

Estudios biblicos, el evangelio de la prosperidad no puede llamarse evangelio. Es una falsa doctrina que engaña a muchos, y tristemente, muchas iglesias ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *