Oración de Ezequías

ii) Buscar a Dios de todo corazón (Jeremías 29:13)

Dice su palabra que podemos buscar a Dios, pero le encontraremos si le buscamos de todo nuestro corazón. He escuchado una historia un joven que quería conocer a Dios pero no lograba llegar a tener una intimidad con el Señor, para enseñarle alguien lo sumergió en las aguas y no lo dejaba salir. Obviamente el joven buscaba salir con fuerza pues se estaba quedando sin respiración. Cuando le dejó salir el joven no comprendía por que su amigo había hecho eso y la respuesta fue que debía buscar a Dios como buscaba el aire para respirar cuando estaba bajo el agua. Si buscamos a Dios como el aire para respirar le encontraremos. 

3. Cumplir Su voluntad

Ezequías hacía la voluntad de Dios y dedicó su vida a cumplir con ella. Los profetas de renombre que encontramos en la biblia escuchaban a Dios y daban la palabra que el Señor mandaba. Fuera esta palabra de aliento o de condenación ellos la daban igual, pues eran obedientes. 

Dios busca hijos obedientes que estén dispuestos a seguir las instrucciones que Él les de. Debemos dar la palabra de Dios sabiendo que no podemos quitarle ni añadirle nada, pues es palabra de Dios y es perfecta. Debemos andar en los caminos de Dios y estos no son gravosos, son deleitosos para aquellos que se salvan. 

4. Lloró Ezequías

Dice la biblia que lloró Ezequías con gran lloro. Esto nos muestra que el rey derramó todo su ser delante de Dios. El lloro de Ezequías deja ver que él no tenía ninguna fuerza, ningún aliento, ninguna esperanza fuera del Señor. Sabía que si Dios había dado una palabra, esta se cumplirá, por eso él inmediatamente acudió a Dios. 

No hay a quien acudir, no hay en quien refugiarse fuera de nuestro Dios. Al encontrarnos afligidos, con dolor o angustiados no hay lugar donde podamos encontrar reposo fuera del Señor. Nuestro primer lugar siempre ante cualquier aflicción debe ser siempre buscar a Dios. Así como lo hizo Ezequías, el buscar a Dios debe ser nuestra primera opción.

David cuando pecó contra Dios y fue confrontado por su palabra lo primero que hizo fue arrepentirse y volverse al Señor. No se quedó con el pecado y siguió con su maldad, sino que se volvió a aquel que podía restaurar su vida y llevarlo a lugares que él no podría alcanzar. Solo con Dios podemos avanzar y alcanzar solución a cualquier problema que enfrentemos. 

Conclusión

En esta vida tendremos aflicciones, tendremos problemas, pero solo en Dios podremos encontrar solución. Pero ¿cómo debemos acercarnos a Dios? como lo hizo Ezequías.

Debemos buscar a Dios y andar en su verdad, conociéndole a Él de forma íntima y conocer tu palabra, la cual nos enseña cómo debemos comportarnos. También debemos buscar al señor de todo nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas.

Este fue el mandamiento que nos dio nuestro Señor Jesucristo, que amemos a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra fuerza. Dios no comparte su gloria y solo Él es digno de suprema alabanza, por lo tanto solo a Él debemos acudir en nuestra necesidad. Y debemos cumplir con su voluntad, no importa si es doloroso para nosotros, la obediencia a Dios es recompensada. 

Nuestro ruego y nuestro lloro significan que no hay fuerza en nosotros y que todo se lo entregamos a Dios. Al venir delante de Él debemos acudir también en fe, sabiendo que en Él está el poder para obrar de la manera que a Él le plazca y en el momento que Él quiera obrar. Entreguemos a Él nuestra petición como lo hizo Ezequías y Dios, en su tiempo, obrará de una forma maravillosa.

Entonces Dios nos dirá como lo hizo con este rey. En su palabra leemos “Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí yo te sano; al tercer día subirás a la casa de Jehová(2 Reyes 20:5).

Dios responde a nuestras oraciones cuando andamos en su verdad, cuando le entregamos todo a Él, cuando somos obedientes y cuando le rogamos. Como un Padre Bueno que es, Dios cuida de sus hijos, Dios cuida de ti. 

El mundo tiene necesidad de Dios, enseñemos a este mundo que en Dios hay solución, que Él tiene el poder para darnos paz, que en Él podemos descansar. Traigamos nuestras cargas al Señor y Él obrará de una manera maravillosa.

© Mauricio Alvarez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Estudios Biblicos

Acerca Mauricio Alvarez

Siervo de Jesucristo desde 1,999, amante de la palabra de Dios. El Señor me ha concedido servir con jóvenes y posteriormente con Escuela Dominical. Predicador de un Dios vivo a quien damos toda la gloria.

También Revise

Estudios Biblicos.. Epístola a los Hebreos

Epístola a los Hebreos – Parte VIII

Estudios Bíblicos. El mediador de un Nuevo Pacto; conclusión a tan fascinante tema, lo comienza acá diciéndonos, que Jesucristo, nuestro gran sumo sacerdote ..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *